Un espacio abierto a la Comunidad

Columna:”Superando Los Sentimientos de Culpa” por Pamela Jara Rocha

0 7

Superando los sentimientos culpa

Por Pamela Jara Rocha escritora de la ciudad de Traiguén
La culpa, es lo que sentimos al pensar que hemos fallado en algo y que de alguna manera debemos buscar la forma de repararlo.

Sentirnos culpables es una de las emociones más destructivas que pueda existir y la experimentamos en mayor o menor grado, tanto si es por algo que hemos hecho mal, como por lo que no hemos sido capaces de hacer por una u otra razón.
Es muy utilizada en el psicoanálisis y definida como un sistema de motivaciones inconscientes que explican comportamientos de fracaso, conductas delictivas, sufrimientos que se auto inflige la persona etc. La palabra sentimiento debe utilizarse con reservas, ya que la persona puede no sentirse culpable a nivel de la experiencia consciente. ¿Te has sentido o te sientes así en la actualidad?
Los sentimientos de culpa pueden ser una carga demasiado pesada. Vivir de remordimientos o autorreproches día tras día pueden afectarnos a tal punto de generar en nosotros graves problemas de salud.
Es muy sanador analizar qué es lo que nos hace sentirnos culpables y por qué tiene ese efecto en nosotros. La predisposición a sentirnos culpables puede haberse originado en la infancia, especialmente si teníamos el tipo de padres o profesores que nos hacían sentirnos culpables por cada falta que cometiéramos por pequeña que fuera. Es evidente que hemos cometido errores, como todo el mundo.
A veces pudiéramos pensar que esto no es muy habitual, pero si indagamos un poco más, podremos darnos cuenta de que los sentimientos de culpa es algo mucho más normal de lo que pensamos. Pero la pregunta que surge es

¿cómo luchar contra este tipo de sentimientos?

Primero que nada considero necesario precisar que enfrentarse a este problema no es nada fácil, ¿por qué? Porque a veces puede que tengamos razones de peso para sentirnos culpables. Pero es necesario entender que todos nos equivocamos muchas veces, pero aún así está la posibilidad de enmendar el error que nos atormenta aunque no nos libremos de sus consecuencias. Aquí juega un papel importantísimo la conciencia. Si ésta está bien entrenada nos servirá como una voz de alerta.

Un ejemplo sencillo, si hemos tratado de manera irrespetuosa a una persona y nos sentimos mal por ello, podemos disculparnos.
Si hay algo del pasado te hizo sentir culpable, en vez de intentar confinarlo en el lugar más recóndito de tu mente, pregúntate ¿a qué se debe?, ¿hasta qué punto fue mi culpa? Puede que en este análisis concluyamos que no somos tan culpables como pensábamos en un principio y eso sería un pequeño alivio.
Hallar las causas de los sentimientos de culpa es ir a nuestro interior siempre con una actitud sincera y transparente.
Reitero, no es fácil trabajar este tema, pero al liberarnos de los sentimientos de culpa nuestra vida será placentera, porque seremos mucho más felices y estaremos en paz.¤