Un espacio abierto a la Comunidad

Diputado Mario Venegas valora despacho de ley que beneficia a trabajadoras de casa particular

0 9

El diputado Mario Venegas (DC) destacó la aprobación en la Cámara de Diputados, por 106 votos a favor y 1 en contra, de las modificaciones del Senado al proyecto de ley que modifica la jornada, descanso y composición de la remuneración de los trabajadores en casa particular, y prohíbe el uso de uniformes a trabajadoras de casa particular.

La iniciativa, que quedó en condiciones de ser promulgada por la Presidenta de la República, fue aprobada por la Cámara en septiembre de 2012 y enviada al Senado a segundo trámite constitucional, donde se realizaron variados cambios formales y de fondo.

 

“No cabe duda que este proyecto avanza significativamente en mejorar la situación de las trabajadoras y trabajadores de casa particular, que nosotros ya habíamos aprobado en la Cámara de Diputados”, destacó Venegas.

 

El parlamentario resaltó que en el primer trámite constitucional, los diputados rebajaron de 72 a 45 horas la jornada laboral para aquellas trabajadoras/es que no vivan en la casa del empleador, lo que calificó como “un avance enorme porque son más de 20 horas que se reduce la jornada, lo que me parece de toda justicia”, acotó.

 

En este mismo sentido, Venegas destacó que, de común acuerdo, trabajador y empleador podrán pactar un aumento de la jornada laboral, de hasta quince horas semanales adicionales, pero que tendrá un recargo no inferior al 50% de su valor. “Dejemos que sean las trabajadoras, que en el libre ejercicio de su libertad, resuelvan si quieren hacerlo o no. El proyecto de ley deja simplemente la posibilidad abierta”, destacó.

 

Respecto del descanso, consideró “muy razonable” se establezca el derecho a descanso semanal los días domingo para trabajadores puertas adentro. Además tendrán derecho a descanso los días sábado, los cuales, de común acuerdo, podrán acumularse, fraccionarse o intercambiarse por otros días de la semana.

 

Otro punto destacado por el parlamentario es la prohibición explícita a considerar como parte de la remuneración el alojamiento y la alimentación del trabajador, que ahora siempre será de cargo del empleador; y la prohibición de exigencia del uso de uniforme en espacios públicos, lo que era “indignante”, según el parlamentario.