Un espacio abierto a la Comunidad

Liceo “Lucila Godoy Alcayaga” de Traiguén Implementará un Pre-universitario Propio de Alto Nivel Para Sus Alumnos

0 180

“Buscamos ofrecer un nivel de colegio particular, pero con recursos públicos”, sostiene el docente Erik Lillo mientras revisa unos documentos que deben ser impresos a la brevedad. Se trata de ensayos y guías para la PSU que serán usados en esta especie de pre universitario que el Liceo Lucila Godoy Alcayaga se encuentra implementando a partir del presente año.

“Hasta el 2016 funcionaba aquí un pre universitario impartido por la UFRO en colaboración con el municipio de Traiguén. Sin embargo, los resultados no fueron los esperados y la cantidad de cupos que ofrecían no alcanzaba a cubrir toda la matrícula del liceo”, reflexiona Daniela Mora, coordinadora del Programa de Integración Escolar (PIE) del establecimiento, fundamentando al mismo tiempo uno de los propósitos con el cual fue creado este ajuste curricular en el tradicional liceo traiguenino.

Y claro, tras años experimentando una baja sostenida en los puntajes PSU, donde el promedio de estos es inferior a los quinientos puntos, un grupo de profesores, al más puro estilo del protagonista de la serie nacional “El Reemplazante”, decide realizar una drástica modificación a la forma habitual de entregar contenidos apostando así también por reforzar su vocación como docentes.

Mejorar los puntajes de la PSU

Entendiendo que uno de los grandes baches de la enseñanza media a nivel de educación pública es la entrega de contenidos que tiendan a enfrentar de buena manera la Prueba de Selección Universitaria, el emblemático ex Liceo C-9 de Traiguén inició este año un novedoso proceso calificado según los propios docentes como un ajuste curricular que si bien tiene metas claras para este 2017, centra su mirada en los años venideros.

Así, enfocándose en las áreas claves en la PSU (lenguaje, matemáticas, ciencias e historia), el Liceo Lucila Godoy Alcayaga ofrece a sus alumnos un completo pre universitario que, según sus docentes, nada tiene que envidiarle a los pagados, como el Pedro de Valdivia o el Cepech. Con clases impartidas por profesores del mismo establecimiento y otros provenientes de Temuco, se pretende revertir la tendencia que ha afectado a las casas de estudio del ámbito público donde los puntajes obtenidos en las pruebas para el ingreso a la educación superior han experimentado bajas considerables en los últimos años.

“Se utilizan recursos públicos para llevar a cabo este proceso, además de materiales que nosotros mismos facilitamos para que esto resulte de la mejor manera posible. Y para la corrección de los ensayos, usamos este lector Optimark, que el liceo ya tenía dentro de su inventario pero que no había sido utilizado hasta ahora”, comenta el profesor de ciencias Erik Lillo, sosteniendo al mismo tiempo que el trabajo es a nivel transversal y no sólo buscando mejorar resultados cuantitativos.

“Si te fijas, la entrega de contenidos en la enseñanza media ha seguido patrones clásicos que no contemplan siempre la obtención de buenos resultados en la PSU. Ahora, con este ajuste curricular, enfocamos las clases en el temario DEMRE, de modo que todos los alumnos tendrán la posibilidad de aprender exactamente lo mismo que enseñan en un pre universitario pagado o en un colegio particular”, sostiene el docente de ciencias, añadiendo que “existe un trabajo en todas las áreas. Buscamos motivar a los alumnos así como también orientarlos vocacionalmente y, por supuesto, aclarar todas las dudas que existen en torno al ingreso a la universidad”.

Daniela Mora, por su parte, explica que si bien no todos los alumnos desean entrar a alguna institución de educación superior después de egresar del liceo, “somos un establecimiento científico humanista, por lo que orientamos este proceso a mejorar las competencias de quienes sí sueñan con ingresar a la universidad y dejando en libertad de acción en este sentido a aquellos estudiantes que se proyecten fuera del sistema educativo una vez que salgan de cuarto medio”.

Ampliar la matrícula

Por supuesto, un proceso como el que está experimentando el Liceo Lucila Godoy Alcayaga invita a poner la mirada en la PSU que se rendirá a fines del presente año y a los resultados que se obtengan de esta, de modo tal que, ya para el 2018, muchos apoderados consideren matricular a sus hijos en este establecimiento educacional, que con 111 años de vida, hoy pretende revolucionar la forma de impartir conocimientos a los jóvenes de nuestra comuna.